La terapia Neural busca neutralizar las irritaciones que afectan el tono neurovegetativo, desencadenan o catalizan la enfermedad. Esta neutralización se consigue aplicando un anestésico local (generalmente procaína) en bajas concentraciones específicamente en los sitios donde el sistema nervioso vegetativo ha sufrido lesión o agresión. Eliminando estos bloqueos que alteran el intercambio de información y elaboran estímulos irritativos a la red nerviosa, se pretende reactivar los mecanismos de regulación para que sea el mismo organismo quien produzca sus propias reacciones auto curativas y desarrollen su actividad conduciendo a un nuevo orden mediante su propia fuerza vital.  Por eso se complementa con medidas higiénico – Naturistas.

EFECTOS DE LA PROCAÍNA

La procaína tiene una enorme cantidad de efectos que son de mucho beneficio para el organismo: regula la circulación, es antialérgica, calma el dolor, baja la fiebre, estimula la diuresis, influencia la producción de hormonas y enzimas y mejora el estado general del organismo, estos son solo algunos de sus efectos muy importantes.

Los procedimientos más frecuentemente utilizados en la práctica de la Terapia Neural abarcan: inyecciones de Procaína  a nivel de quemaduras, cicatrices, ganglios, glándulas, trayecto de nervios periféricos y puntos de acupuntura.

 Con estas aplicaciones se buscan 3 cosas básicamente:

1) Desintoxicar los tejidos enfermos

2) Incrementar la efectividad de ciertas drogas utilizadas en los tratamientos habituales de  esas afecciones y de algunos otros complementos  nutritivos que se administran con frecuencia en los enfermos crónicos.

Galeria Trabajo en Campo